la-gamificacion-como-forma-para-motivar-a-musicos

José Vicente Vivo: "Bien diseñada, la gamificación es una herramienta imparable y muy potente"

José Vicente Vivo·

La gamificación es un término que viene del inglés gamification y trata de aplicar los elementos, mecánicas y dinámicas de los juegos en cualquier otro ámbito. Parte de un ciclo motivacional (incluso químico) que estimula y promueve a la acción: “Reto (dopamina) - Acción (adrenalina) - Recompensa (serotonina)”. Bien diseñado, este ciclo es imparable y muy potente. Pero no me enrollo con la parte técnica. Lo que me sedujo de esta herramienta fue su punto de partida: la motivación.

¿Cómo afecta la gamificación en el día a día de una comunidad musical? Os dejamos una genial entrevista a José Vicente Vivo, director de la banda de "Las Musas" de Guadalupe quien nos cuenta su experiencia trabajando con la gamificación:

¿Quién es José Vicente Vivo?

Mi nombre es José y nací en Guadalupe (Murcia). A los 22 años, obtengo la plaza de maestro de música, y empiezo a formarme (a través de cursos y de forma autodidacta) en composición de música de cine y banda, y en dirección musical.

Hace unos años, “aparqué” un poco la formación musical y me dediqué a formarme en metodologías activas, herramientas, estrategias y competencias digitales aplicadas a la educación: Gamificación, ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), Flipped Learning, Design Thinking, Emprendimiento, Visual Thinking, Google for Education, Apple Teacher y diversas herramientas más.

Actualmente, dirijo la Banda Joven (desde 2017) y la Banda Titular (desde 2020) de mi pueblo, la que me vio nacer musicalmente, “Las Musas” de Guadalupe.

¿Cómo ha vivido la Banda Joven y la Banda Titular de la AMC “Las Musas” de Guadalupe este período de pandemia?

La respuesta corta: un periodo durísimo.

Lo fácil hubiera sido abandonar, pero no. 24 horas después de la noticia del confinamiento, la escuela empezó a funcionar de forma telemática a través de la App Tonara. Las bandas tuvieron que detener su actividad, aunque eso no impidió que se nos oyera en Semana Santa 2020 con una versión digital de Hosanna in Excelsis de Óscar Navarro (Banda Titular) y Crucifixus de José Alberto Pina (Banda Joven).

El inicio de este curso 2020-2021 no ha sido diferente, aunque, por suerte, pudimos iniciar la actividad de nuestra Banda Titular en septiembre. Comenzamos haciendo ensayos de 5 músicos y ahora somos más de 20 en espacios abiertos durante los sábados.

Cabe destacar la iniciativa, el coraje, el trabajo, el valor, el sentimiento y el amor de los músicos y los miembros de la junta directiva por su banda, quienes, desde un primer momento, decidieron “dar un paso adelante” para el renacimiento de la banda. Es extraordinaria la capacidad y habilidad humana en momentos difíciles.

¿Dirías que hemos podido sacar alguna conclusión positiva de este periodo?

Diría que sí. Nos ha aportado enseñanzas vitales para cualquier agrupación musical como:

  1. Disfrutar más de cada momento, porque todos son únicos e irrepetibles y hay que aprovecharlos.
  2. Aprovechar las dificultades y los errores para aprender, superarnos y crecer tanto musicalmente como en equipo.
  3. La banda es como un puzzle, solo sumando los esfuerzos de todos, se puede completar el puzzle.
  4. Trabajar en equipo, es la única forma de llegar al éxito. Todos somos iguales e importantes y tenemos nuestro pequeño espacio (musical, social o emocional) que es esencial para lograr el objetivo.
  5. Empatía, Respeto, Comunicación y Confianza. La convivencia se debe construir de forma sana y agradable.
  6. Aprender a gestionar las emociones para entender las emociones de los demás. Cada persona es única y diferente, por eso, se necesitan acciones únicas. Hace falta conocer y gestionar las necesidades de los miembros y el grupo en general.

¿Cómo motivar a tus músicos para volver a los ensayos? ¿Qué ideas se te ocurren?

Tras la pandemia, encuentro músicos que ya están motivados porque estaban deseando volver a sentir y disfrutar de la música en grupo, otros han continuado su camino hacia otros asuntos y otros siguen preocupados por las circunstancias. Mi primer objetivo del curso es “sobrevivir”, mientras que el segundo es dar la oportunidad a los músicos de vivir una experiencia con la banda como la que disfruté yo cuando pasé a formar parte de ella.

Trato de hacer hincapié en la mentalidad, en la cultura del esfuerzo, en la importancia de cada uno y en el valor del equipo. Desde septiembre (2020), hemos apostado por no dividir la banda en grupos de cámara para recuperar la conexión y los vínculos sociales entre los músicos, a pesar de tener que hacer conciertos sin público (en streaming). Intentamos crear proyectos que sobrepasen la música y transmitan un fin, que muestren el lado humano de la música y se conozca el excepcional trabajo que hay detrás de una agrupación, tanto individual como colectivo. Sobre todo, procuro estar en contacto con cada uno de los músicos, bien sea de forma telemática (Glissandoo, WhatsApp, Telegram o con Formularios de Google) o presencial con charlas, reuniones o post-it en las paredes. De esta forma, las ideas no se me ocurren a mí, sino que se diseñan entre todos (los llamamos “Equipos Artísticos”). Siempre digo que la banda somos todos.

Te hemos oído hablar de gamificación varias veces… ¿Qué es la gamificación? ¿Cómo la pondrías en práctica en cualquier comunidad musical?

La gamificación es un término que viene del inglés gamification y trata de aplicar los elementos, mecánicas y dinámicas de los juegos en cualquier otro ámbito. Parte de un ciclo motivacional (incluso químico) que estimula y promueve a la acción: “Reto (dopamina) - Acción (adrenalina) - Recompensa (serotonina)”. Bien diseñado, este ciclo es imparable y muy potente. Pero no me enrollo con la parte técnica. Lo que me sedujo de esta herramienta fue su punto de partida: la motivación.

Después de explorar numerosas teorías de la motivación, me quedo con la Teoría de la autodeterminación, de Edward Deci y Richard Ryan, quienes destacan 3 necesidades psicológicas innatas en el ser humano: competencia, relaciones sociales y autonomía; y 2 tipos de motivación: la intrínseca y la extrínseca.

Profundizar en esta materia te aporta un punto de vista diferente. Elegir un repertorio adecuado al nivel medio de la agrupación permite la exigencia, accesible para todos, provocando en los ensayos un ambiente apropiado y ameno basado en la confianza y el respeto, y ofrecer potestad y capacidad de decisión a los músicos para plantear cualquier cambio o mejora en actividad de la banda.

Desde mi punto de vista, el músico que ingresa en una agrupación ya parte con una motivación intrínseca, es decir, disfruta tocando junto a sus compañeros y compañeras. Si, además, esa participación se potencia con la motivación extrínseca, podemos sacar resultados sorprendentes. Hace unos años planteé, con la Banda Joven “Las Musas”, un sistema de puntos (lo llamé la "Liga Musical") que abarcaba: asistencia, concurso de audición y retos musicales. En los ensayos, los músicos ganaban puntos por asistencia; ganaban puntos contestando a unas preguntas relacionadas con la audición de las obras que estábamos trabajando; y ganaban puntos por interpretar determinados pasajes de las obras (previamente anunciados). Cada mes, publicábamos un cartel con la foto del grupo instrumental que más puntos había obtenido. Después, los retos se realizaban por familias (madera vs. metal vs. percusión) y, finalmente, el reto se planteó para toda la banda. ¿El premio? Una tarde de merienda y bolera para todos (¡Lo pasamos genial! Y potenciamos los vínculos sociales). Un crecimiento de la banda increíble, tanto musical como humano.

¿Qué se necesita para poder implementar técnicas de gamificación en una banda de música?

El progreso de un equipo no depende de las metodologías o herramientas que utilices, sino de quién las lleva a cabo.

El director o responsable debe ser cercano, interesarse por los gustos, necesidades e inquietudes de su grupo, tener iniciativa, responsabilidad, empatía, creatividad y perseverancia, ser flexible y crítico, con confianza y capacidad de asumir riesgos, así como fomentar la comunicación y la motivación. En definitiva, debe ser un líder. Los retos, las acciones y las recompensas motivan a los músicos a alcanzar sus metas.

¿Crees que el uso de la tecnología es positivo? ¿Qué os ha aportado, la tecnología, en vuestra agrupación?

Afirmativo. El uso de la tecnología es positivo siempre y cuando sea necesaria y se use de forma correcta. No me gustan los extremos, el éxito suele estar en el equilibrio justo.

Una de las cosas más importantes que ha aportado la tecnología a nuestra asociación es la posibilidad de comunicarnos y unificar material (partituras, documentos, fotos…) accesible a todos. Este último año, su uso se ha disparado y nos ha permitido realizar ensayos virtuales, reuniones y charlas telemáticas, conciertos en streaming y estar en constante contacto.

Desde que estamos ensayando de forma presencial, damos uso a Apps que nos facilitan el día a día y nos permiten mostrar contenido de forma distinta y eficaz:

Glissandoo: Habría sido un horror gestionar los aforos y la asistencia del grupo como lo hacía anteriormente, con decenas de WhatsApp semanales y un Excel interminable. Ahora es rápido, fácil e intuitivo. App Tonara y Classroom de Google (también Meet y Zoom): nos permitió seguir con nuestras clases de forma telemática durante el confinamiento. Genially: puedo crear presentaciones o información interactiva, incluso programas interactivos de conciertos, donde el público puede ampliar la información o participar.

Y, por supuesto, las redes sociales, como Facebook (@LasMusasDeGuadalupe), Instagram (@amc.lasmusas) o Youtube, y nuestra página web (lasmusas.es), donde volcamos y compartimos toda nuestra actividad para darnos a conocer e inspirar a otras comunidades.

¿Qué conciertos tenéis previstos próximamente?

El concierto que tenemos previsto para el 17 de junio es muy especial, porque será el primero que hagamos en mucho tiempo. Tendrá lugar en el Auditorio “Víctor Villegas” de Murcia y será un concierto que remata unas jornadas educativas de gran importancia en nuestra región: “Una educación para el siglo XXI. Miradas desde las ciencias y las artes”.

Tratamos de dar visibilidad a la vida del músico desde que se inicia en los estudios musicales hasta que llega a su etapa profesional. Será narrado por diferentes músicos de la agrupación que revelarán las diferentes etapas y dificultades por las que pasa un estudiante. Todo acompañado de obras descriptivas y conciertos para solistas.

Queremos mostrar, reivindicar y defender la función de las comunidades musicales, las escuelas de música, la educación musical, la propia música y la cultura de nuestro entorno para que todo el mundo comprenda el valor esencial que la música aporta a nivel cognitivo, psicomotriz, educativo, social y los valores que integra en el ser humano, tan necesarios en nuestra sociedad de hoy en día.

Muy agradecido por la oportunidad y por contar conmigo para este proyecto.

Facebook: @josevi.vivo

Twitter: @josevi.vivo

Instagram: @josevi.vivo

Web: josevivo.es

¡Nos vemos en el próximo ensayo!

¿Quieres empezar a utilizar Glissandoo? Solo tienes que escribirnos a hola@glissandoo.com :)

Últimas publicaciones

5-consejos-para-aumentar-la-asistencia-a-tus-ensayos-de-coro
5 consejos para aumentar la asistencia a tus ensayos de coro
historia-de-un-amor-imposible-con-frank-cogollos
Historia de un amor... ¿imposible?, con Frank Cogollos
como-enseñar-canciones-de-oido-a-tu-coro
¿Cómo enseñar canciones de oído a tu coro?
google-tuner-lo-necesitas
Google Tuner: ¿lo necesitas?